sábado, 1 de noviembre de 2008

La casa de Todos

La Casa de todos
Martín Molina

Personajes: Técnica sugerida:
Rana guante
Zorro guante
Hombre guante
Pájaros Vara
Insectos vara

Escenografía: al centro de la boca de escena un árbol frondoso con frutos, vegetación en laterales posteriores.

Pájaros e insectos vuelan en el escenario. Ingresa una rana por uno de los laterales posteriores, hace un recorrido por el escenario, luego de pasar por el árbol repara en él, se acerca, observa; entonces ingresa un grupo de insectos voladores que revolotean alrededor de los frutos, la rana se entusiasma, se frota las manos, los persigue y finalmente atrapa a uno con su boca, de espaldas al público se lo come, voltea, se limpia la boca.

RANA: ¡Que delicia! ¡Que delicia! ¡Hummmmmm! ¡Riquísimo!, al fin encontré lo que he estado buscando toda mi vida … el lugar ideal para vivir.
Persigue a los otros insectos, sale del escenario tras ellos.
Entra una bandada de pájaros, van hacia los frutos, los picotean. Entra un zorro olfateando, descubre a los pájaros, se acerca sigilosamente, observa oculto.

ZORRO: ¡Ajá!, pájaros vienen por frutos de árbol, entonces árbol da al zorro pájaros, da huevos de pájaros, ¡Ajajaja! ¡Ya encontré mi nueva casa!

Salta y coge uno de los frutos, lo coloca en el suelo, se esconde tras el árbol, un pájaro desciende y como del fruto, el zorro salta sobre él pero alza el vuelo antes de ser atrapado, el zorro se golpea contra el suelo, se incorpora adolorido, los pájaros siguen en los frutos.

ZORRO: ¡Ayayay mi cabecita! …¡Ayayayayayay! –hacia los pájaros- ya verán.

Persigue a los pájaros, salen del escenario.
Entra un hombre muy cansado, recorre el escenario y se sienta junto al árbol, descansa, le cae un fruto en la cabeza, se incorpora molesto, busca lo que le golpeó, recoge el fruto, lo examina, lo come

HOMBRE: ¡Hummmmm! ¡Que bien sabe! –ve hacia arriba- y hay más, muchísimos más, además éste árbol es tan frondoso que me protegerá del sol y de la lluvia; creo que me quedaré a pasar una buena temporada… pero, falta un detalle muy importante.

Sale a prisa. Entra la rana, lleva un letrero que dice "Casa de la rana", lo clava en el suelo cerca al árbol.

RANA: Listo, ahora a darme un bañito y a descansar…

Sale del escenario. Entra el zorro con un letrero que dice "Casa del zorro", ve el de la rana, deja el suyo en el suelo, se acerca, lee el letrero.

ZORRO: ¡Aja! Letrero de invasor, invasor quiere quitar árbol a zorro.

Saca el letrero de la rana, lo tira, clava el suyo.

ZORRO: ¡Ahora verá ese intruso!

Sale molesto buscando al intruso. Entra el hombre con un letrero igual "Casa del Hombre", ve el del zorro, deja el suyo en el suelo, se acerca, lo lee.

HOMBRE: ¿Qué? Alguien se me adelantó, ¡que tal ladrón!, éste árbol es mío, yo lo vi primero.
Saca el letrero, lo deja en el suelo, clava el suyo, coge el del zorro y lo tira hacia atrás, en ese momento entraba la rana, el letrero la golpea y sale del escenario producto del impacto, el hombre limpia el suelo, se acuesta y duerme. La rana entra tambaleándose.

RANA: ¡Ayayayay! Que golpazo…

Va hacia el árbol, ve al hombre, se molesta, intenta despertarlo

RANA: Oiga, oiga este árbol es mío, oiga aprovechador, sinvergüenza que no sabe leer, mire, mire aquí dice clarito ca-sa-del-hom-bre ¿qué? ¿casa del hombre?, pero este letrero no es mío.
Lo saca y lo bota, insiste en despertar al hombre.

RANA: Oiga, oiga le digo que este árbol es mío.

Hombre sigue roncando, rana intenta jalarlo, él dormido arrastrándose vuelve a su lugar.

RANA: Esto requiere medidas drásticas – sale.

Rana entra cargando una gran roca, se tambalea para un lado y otro, finalmente el peso la vence y la lleva fuera del escenario aplastándola se oye el golpe y gritos. Entra la roca , la rana atrás empujándola con dificultad y la deja junto al hombre, luego sale y trae un palo, lo acomoda de modo que apoyándolo en la piedra le permita catapultar al hombre, lo hace y el hombre sale despedido por los aires, la rana arroja el palo y se acuesta; duerme.
Entra el Zorro furioso.

ZORRO: ¿Dónde se habrá escondido ese invasor? Pero ya lo encontraré –va hacia el árbol- ¡Aja! ¡Así que tú eras! –se detiene, se le ocurre una idea, sale sigilosamente riendo despacio. Regresa cargando con dificultad a un cocodrilo dormido, lo coloca en el suelo, tiene una soga atada al cuello del cocodrilo, con otro segmento de la soga ata el cuello de la rana, se queda con el extremo en las manos, busca en el suelo y recoge una espina con la que inca al cocodrilo, éste da un grito y echa a correr jalando a la rana con la soga, el zorro ríe pero luego también es arrastrado pues aun sujeta la cuerda, salen del escenario, entran por el fondo, salen y vuelven a entrar varias veces hasta que el zorro se engancha en el árbol y cae, se levanta, se tambalea, adolorido se acuesta. Entra el hombre molesto, va hacia el árbol allí ve al zorro.

HOMBRE: Así que éste fue el que me hizo aquel truco infame.

Coge al zorro de los hombros, lo levanta

HOMBRE: ¡Este árbol es mío!

El zorro despierta asustado, da un grito y salta zafándose del hombre, éste se asusta con el grito, también grita, retrocede, tropieza con la piedra y cae, la rana entra, ve al hombre, le grita:

RANA: Aprovechador, sinvergüenza no te basta con querer quitarme mi árbol, además tuviste que hacer un truco tan bajo, tan ...

ZORRO: ¿Tú árbol dices? Jujujujuy ya quisieras, éste árbol me pertenece, yo ...

HOMBRE: Pero que tonterías dicen, el árbol es mío, yo lo vi primero y ...

RANA: De ninguna manera, ese ....

ZORRO: Este árbol es de mi propiedad ...

RANA: Peludo ladrón de gallinas, así igual quieres robar mi árbol

ZORRO: Cochino comemoscas ¿para qué quieres tu un árbol como ...

HOMBRE: Par de bichos insignificantes, éste árbol ...

ZORRO; RANA: es mío!!!!!!!

Continúa la discusión, no se entiende lo que dicen, hacen ademanes de cólera.

HOMBRE: ¡Basta, basta de tonterías! me devuelven mik árbol por las buenas o por las malas.

ZORRO: Lo mismo digo

RANA: Si, por las buenas o por las malas.

Los tres se separan, se desplazan describiendo un gran círculo, cada uno hace una demostración de poder y se lanzan hacia el centro todos contra todos, se inicia la pelea, se levantan nubes de polvo (se sugieren siluetas) que cubren los cuerpos y se desplazan por el escenario sugiriendo la confrontación, aparecen los personajes peleando entre las nubes, se acercan hacia la piedra que ingresa a la nube y luego sale despedida golpeando el tronco del árbol, lo quiebra y el árbol cae, continúa la pelea, conformen avanza la nube, salen son arrojadas ramas, hojas, flores, las nubes se detienen, se disipan y entre ellas aparecen el zorro, la rana y el hombre con vendajes tambaleándose, el hombre reacciona.

HOMBRE:¡Mi árbol!

Se lanza donde estaba el tronco, luego el zorro un poco más arriba y la rana más arriba, los tres quedan abrazados entre sí, la rana que está más arriba busca con sus manos el tronco, da un salto hacia atrás, grita:
RANA: ¡El árbol! ¡Alguien ha robado mi árbol!

Zorro y hombre hacen los mismo, buscan

HOMBRE: Pero ¿Cómo es posible? nadie puede robar un ...

Retrocede y tropieza con el árbol caído, cae, rana y zorro van, descubren al árbol. Silencio.

ZORRO: ¿Qué le has hecho a mi arbolito?

RANA: No puede ser....

HOMBRE: ¿Quién fue el criminal que rompió mi arbolito?

RANA: Creo que fuimos todos.

ZORRO: ¿Qué estas diciendo?

HOMBRE: ¡Aja! fuiste tu.

RANA: ¡Ya basta! , no se dan cuenta que mientras peleábamos no sólo nos hacíamos daño a nosotros sino que destrozábamos lo que estaba a nuestro alrededor

ZORRO: Es cierto ... que desastre hemos dejado

HOMBRE: ¿Nosotros hicimos todo esto?

RANA: Sí, destruimos hasta aquello por lo que peleábamos ...
Todos cabizbajos

HOMBRE: Es cierto...

El zorro se acerca al árbol.

ZORRO: Pobre arbolito perdónanos. Ujujujujuy oigan, oigan, vean esto, vengan

RANA: Un retoño, el árbol aún puede crecer y volver a ser el de antes.

ZORRO: ¡Es mío! ¡Yo lo vi primero!

HOMBRE: ¡No yo ...! - pensativo- Otra vez estamos haciendo lo mismo.

RANA: Entonces yo no quiero el árbol, quédenselo ustedes, además nunca lo quise, lo que quería eran los bichitos que atraían los frutos.

ZORRO: Jum, y yo quería a los pájaros que venían para comer los frutos

HOMBRE: y yo quería los frutos.

RANA: Se dan cuenta, ni siquiera buscábamos lo mismo, ... entonces los tres podíamos aprovechar lo que nos daba el árbol, además si a alguien le provocaban los bichitos yo los hubiera compartido, eran tantos ...

ZORRO y HOMBRE: Agggggggg

ZORRO: Entonces ¿Por qué peleábamos?

HOMBRE: Por tontos

ZORRO: ¿A quién le dices tonto?

HOMBRE: A todos

ZORRO: Si, tienes razón

RANA: Oigan y que les parece si entre todos cuidamos este retoño y cuando crezca y sea todo un árbol lo compartimos.

ZORRO: Me parece muy bien

HOMBRE: De acuerdo

RANA: Esto merece una celebración, vayamos a buscar bichos

ZORRO y HOMBRE: Agggggggg

RANA: Ya está bien, pero entonces yo puedo deleitarlos con mi hermoso canto, es muy relajante por las noches.

ZORRO: Y yo puedo contarles historias increíbles que oí en mis viajes tierra adentro

HOMBRE: Y si hace frío yo puedo hacer una fogata para calentarnos pue s yo puedo controlar el fuego.

Se juntan y se retiran hacia el fondo, de espaldas al público se alejan

ZORRO: Oigan, creo que haremos un gran trío.

RANA: Siiiiiii ..... Entonces ¿De verdad no les gustan los bichos?

ZORRO y HOMBRE: ¡Nooooooooooo!

RANA: Y .... supongo que tampoco comen ranas ¿Verdad?

ZORRO y HOMBRE: Agggggggg

RANA: Ya, está bien, sólo decía....


FIN